No hables de lo que no viste, ni condenes lo que tú no has sentido. Cada uno sabe el dolor que carga, el peso que lleva, la dificultad que pesa y las luchas que enfrenta. Todos tenemos nuestra propia historia de vida que no corresponde ser juzgada por quien no la vivió ni la conoce



Compartir en



Categoría(s): Consejos, Sentimientos

También te puede gustar...

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *