Gracias Señor, por el trabajo que me sustenta cada día, por el alimento que nutre mi cuerpo, por el techo y el abrigo que me cobijan, por mi familia, mis amigos, mi salud y mi vida, pero sobre todo, gracias mi Dios, porque a mi lado estás día a día



Compartir en




También te puede gustar...

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *