Supongamos que cada mañana te encuentras 1440 euros. Puedes regalarlos, divertirte con ellos, o quemarlos. Pero los que no uses al final del día desaparecerán. Así funciona la vida, la diferencia es que lo que te encuentras cada mañana no son 1440 euros, son 1440 minutos. Piensa bien lo que vas a hacer con ellos



Compartir en




También te puede gustar...

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *