Sólo recibimos un cuerpo, puede que lo ames o lo odies, pero será tuyo para el resto de tu vida. Es tu vehículo, mientras estés aquí vivirás con él



Compartir en



Categoría(s): Vida

También te puede gustar...

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *