Se volvió más callada, sus noches más largas, sus heridas más grandes, sus mangas más largas, sus comidas más pequeñas, se volvió más delgada, su música más ruidosa, y nadie lo notó



Compartir en



Categoría(s): Depresión

También te puede gustar...

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *