La vida nos enseña que las apariencias engañan, que las palabras también, que no es oro todo lo que reluce, que las cosas buenas salen del corazón, y que la esencia de una persona se percibe en sus acciones y se siente con el alma



Compartir en



Categoría(s): Experiencia, Relaciones, Vida

También te puede gustar...

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *