Después de los 50 tenemos la vida resuelta: re-suelta la panza, re-suelta la papada, re-sueltas las nachas, re-sueltas las bubies y seguimos siendo muy bellas



Compartir en



Categoría(s): Edad, Humor

También te puede gustar...

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *