Conseguir confianza lleva toda una vida, perderla sólo un instante. Puede ser subsanado y recuperado con compromiso, pero siempre queda una cicatriz. Cuando aprendemos a perdonar podemos llevar esas cicatrices con orgullo, pues son las múltiples experiencias vividas las que nos hacen ser quienes somos



Compartir en




También te puede gustar...

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *